El bullying o acoso escolar es un tipo de violencia que se produce exclusivamente en el ámbito educativo, puede ser físico, verbal o psicológico y de forma continua a un estudiante por parte de uno o más compañeros. 

De acuerdo con el informe sobre Violencia de Género en la Educación Básica en México, el 90% de los alumnos han vivenciado alguna agresión por parte de sus compañeros y el 62.5 de las agresiones en la escuela ocurren en clase. Si bien el término bullying es relativamente nuevo, el acoso escolar no lo es.   

Hablar del tema con los estudiantes, crea un canal de comunicación abierto y eficaz. Platicar con los estudiantes ayudará a identificar los casos de acoso escolar, escuchar a los estudiantes sobre lo que pasa en la escuela nos brindará información valiosa para auxiliar a los niños y niñas que están sufriendo acoso y también a identificar a los acosadores para tomar acción para modificar las conductas y sancionarlas. Utiliza diferentes recursos como: películas, cuentos, invitarlos a que den su punto de vista, acércate a tus estudiantes y mantente alerta ante cualquier situación de acoso.  Los alumnos siguen lo que haces, no lo que dices, así que se un modelo de buen comportamiento. Los valores que existen en el salón de clases deben ser los mismos en el recreo y en la escuela en general, estos son importantes para el moldeamiento de la buena conducta. Supervisar las actividades de los estudiantes dentro y fuera del aula nos ayudará a actuar rápido y contundente para erradicar esta conducta.

Notificar lo ocurrido tanto al director de la institución como a los padres es fundamental, cita a los padres con su hijo para hablar de la situación y jamás confrontar a los involucrados pues, puede tensar más la situación. 

Si bien, la intervención de los padres de familia tanto del acosador como del afectado es fundamental para erradicar el problema, no es sencillo abordarlo. Sin embargo, hacerlos conscientes de la situación permitirá solucionarla lo mejor posible y con mayor eficacia. Si los padres consideran prudente hablar entre ellos, siempre debe de haber una autoridad de la escuela que funja de conciliador entre las dos partes para no llegar a un malentendido o hacer más grande el conflicto. 

Como actividad conjunta, elaborar una campaña de valores y actividades que fomenten la seguridad y autoestima de los alumnos ayudará a la atención, disminución y prevención del acoso.

¿Eres docente y te has enfrentado a un caso de bullying? ¿Cómo lo resolviste? Cuéntanos en la sección de comentarios. Si te interesa saber más sobre los servicios de Campus Móvil para las escuelas, dale click a la liga que aparece en la descripción.

Por: Lic. Aurea Arroyo Figueroa – Pedagoga UNAM 

Share This