Por: Miguel Berbeyer – Coach Ejecutivo

Si piensas en la vida pre-cuarentena, tal vez puedas observar que antes podías lograr más o que era más fácil cumplir con todas las tareas y obligaciones que tuvieras que hacer. 

Ese tren de pensamiento es correcto e incorrecto al mismo tiempo. 

Por una parte, ahora tienes más tiempo disponible,  las compras de alimentos las puedes hacer por internet, el trayecto de tu casa a la escuela o al trabajo tal vez se convirtió en el trayecto de tu cama al la sala (dejando tiempo libre que antes invertías en el traslado). Así que si piensas en función del tiempo deberías poder ser más productivo o terminar tus tareas antes de lo que lo hacías pre-cuarentena.  

Ahora, si observamos el otro lado de la moneda, salir a la escuela o al trabajo te sacaba del ambiente de tu casa, que por lo regular es un ambiente de convivencia y descanso. Permanecer en casa hace que sea más difícil poderte concentrar en tus labores, obligaciones y tareas. Ahora tienes a la mano otros dispositivos que tal vez no te llevabas o usabas en tu espacio habitual de estudio o trabajo, por ejemplo: Puedes estar en la computadora, mientras tienes de fondo prendida la televisión y al mismo tiempo tu celular sobre la mesa o escritorio. Si estuvieras en el trabajo tendrías menos distractores, estarías por lo menos sin la televisión, con la idea en la mente de ser productivo, ya sea por gusto o porque alguien esta al tanto de que termines. Entonces podemos ver que estar en casa tiene sus ventajas y sus desventajas. 

Pero ¿cómo sacarle ventaja a esta situación?

Herramienta #1: Maneja el ambiente para que sea propicio para la tarea que vas a hacer. Si vas a estudiar o trabajar, ve a un lugar en el que no tengas acceso a otros dispositivos (televisión, ipad, etc) que solo tengas frente a ti los materiales que son necesarios para realizar dicha tarea. Otra cosa importante que puedes hacer es tratarte como la escuela te trata; estudia o trabaja por periodos fijos, ejemplo: trabaja 1 hora corrida y después date entre 10 y 15 minutos de descanso. Asegúrate que tu descanso de comida sea eso, descanso de comida, no hagas trabajo. Esto hace que el ambiente de aprendizaje y trabajo sea más propicio. 

Herramienta #2: Pon horario de entrada y de salida y ¡cúmplelo! al igual que se hace en la escuela y en el trabajo. Y como en esos lugares, cuando no cumples con el horario puede haber sanciones, así que también establece contigo mismo las sanciones adecuadas por no cumplir. 

No empieces antes del horarios que estableciste, para que puedas crear una rutina y mantenerla, y no termines después de lo establecido, por que si lo haces entonces es muy probable que al día siguiente no seas igual de productivo que lo normal. 

Resumiendo prepara el ambiente para sacar el mejor provecho y segundo, sé disciplinado y pon horarios fijos.  Estas son recomendaciones básicas, pero muchas veces las cosas básicas son las que más nos saltamos. Así que dé regreso a lo básico para poder hacer lo avanzado.

¡Cuéntanos en los comentarios, qué te parecieron estas dos herramientas! Para conocer más acerca de las Herramientas Tecnológicas y el Sistema de Control Escolar de Campus Móvil, da click en el botón y ¡contáctanos!estamos listos para apoyarte.

Share This