Por: Miguel Berbeyer – Coach Empresarial.

En la comunicación humana ocurren dos procesos, el hablar y el escuchar. Habitualmente pensamos que él habla es el proceso activo y la escucha es un proceso pasivo. Esto nos ha llevado a vivir en un mundo en el que es común escuchar a gente decir “es que mi pareja no me escucha”, “mis papás no me escuchan”, etc. Incluso podemos estar en una conversación con alguien, mientras estamos con nuestra atención dividida en nuestro dispositivo móvil o en alguna otra actividad. Esto lo podemos hacer y aceptar, porque estamos acostumbrados a la afirmación que escuchar es un proceso pasivo. 

Hoy quiero decirte que escuchar es un proceso activo, cuando nos comunicamos no solo escuchamos el mensaje hablado, vemos también el lenguaje corporal, la diferencia en la tonalidad de voz, es decir, escuchamos con mas sentidos, no sólo el oido. 

¿Esto qué tiene que ver con escuchar a mi familia?

Pues para mejorar la comunicación en mi familia, en mis relaciones personales o profesionales,  no solo tengo que aprender a “hablar mejor”, si no, que también requiero aprender a escuchar. Al desarrollar esta habilidad aseguro una convivencia más saludable, pues aprendo a evitar malos entendidos, y a la vez, enseño a los demás a escucharme de la misma forma. 

Así que aquí te dejo los 4 pasos para escuchar de una mejor manera a tus relaciones cercanas. 

1.- Pon atención. Ten en mente que escuchar es un proceso activo, esto incluye entonces observar a la persona con la que hablas, ver que te dice y cómo se expresa corporalmente. El lenguaje corporal también dice mucho. Es IMPORTANTE prestar atención, no tengas tu teléfono móvil en un lugar que puede ser un distractor. Hay conversaciones que no se deben interrumpir.

2.- Haz preguntas. Pregunta, Pregunta, Pregunta. ¿Por qué lo dices? ¿Para qué lo dices? ¿Lo que dijiste fue…? ¿Si te estoy entendiendo, lo que me pides es…? Indaga sobre el por qué y para qué te dicen las cosas, muchas veces es para darte un consejo, o que mejores en alguna actividad, etc. No te quedes con lo primero que te dicen (te pondré dos ejemplos en los cuales nos perdemos de el aprendizaje por no preguntar)

Ejemplo 1:

-Que mal amigo eres.

-Pues esa es tu opinión, pero si no te caigo bien, mejor aquí la dejamos.

Ejemplo 2:

-Que buen amigo eres.

-Gracias que amable, yo también te aprecio.

Ahora te pondré esos mismos ejemplos pero tratando de sacarle el aprendizaje.

Ejemplo 1:

Que mal amigo eres.

-¿Por qué lo dices?

-Porque quedaste de llamarme y no lo hiciste. Estuve esperando tu llamado.

(Y ahora sabes que es lo que puedes mejorar en la relación, en vez de enojarte de vuelta con alguien que está enojado contigo)

Ejemplo 2:

-Que buen amigo eres.

-Gracias, ¿por qué lo dices?

-Porque el otro día que necesitaba de tu ayuda, me diste un muy buen consejo y me ayudaste.

(Ahora puedes tomar este aprendizaje de ti y replicarlo en esta y otras relaciones)

En los dos casos el comentario dejo de ser una sola opinion y se convirtió en un relato de evidencia que lo respaldan. 

3.- “Las cosas de quien vienen”- decía mi abuela. Con este punto no te estoy dando un arma para que no le hagas caso a la gente, lo que te digo es, si las cosas te las estas diciendo las personas que quieres, respetas, admiras, aprecias o amas, observa la intención por la cual te lo dicen o piden. A veces no me gusta que mi papá o mi jefe critiquen algo que hice, pero sí observo la relación que tengo con ellos puede ser que me lo digan para que mejore algo. 

4.- Y por último: Repítele lo que escuchaste. Esto ayuda a crear claridad en la conversación y si en la misma hubo acuerdos o peticiones, es importante que los términos de los mismos estén claros y entendibles para las personas participando en la conversación. 

Estos 4 pasos te ayudarán a escuchar mejor a tu familia, pero de últimas, podrían ayudarte a mejor tu escucha en general. Nos vemo en la próxima. 

Para conocer más acerca de las Herramientas Tecnológicas y el Sistema de Control Escolar de Campus Móvil, da click en el botón y ¡contáctanos!

Share This