Por: Aurea Arroyo Gerente de Alianzas y Distribución

Mantener baja la tasa de rotación de personal con el fin de retener talento es una tarea fundamental en cualquier institución. No solamente se trata de generar una plantilla más productiva, sino de poder dirigir todos los esfuerzos al cumplimiento de objetivos de la Institución Educativa (IE): establecerse, liderar el mercado y crecer.

1. Capacitación

Muchos de los problemas dentro de las Instituciones se pueden solucionar con capacitación. Es común escuchar que un profesor o profesora se integró al grupo una vez que el ciclo escolar ya había iniciado, sabemos que muchas veces por la premura lo que más queremos es que se integre y le “vaya agarrando la onda”. Sin embargo, te recomendamos que se tomen el tiempo para capacitarlo, así sabrá lo que se espera de él o ella dentro y fuera del salón de clases.
Recuerda que los planes de capacitación deben responder a las necesidades de la persona o del grupo y TODOS deben recibirla, personal docente, administrativo, directivo, etc.

2. Mejora el entorno laboral

Entrar a un nuevo lugar de trabajo y ver que nadie se lleva bien resulta bastante aterrador. Por un lado, para los empleados antiguos puede ser difícil aceptar a los nuevos integrantes, y por otro, habrá algunas personas a las que les sea más complicado integrarse al equipo de trabajo. ¡Cuida la cultura institucional de tu IE! Fomenta un espacio de cordialidad, algo tan simple como generar una reunión para presentar a los nuevos integrantes puede hacer toda la diferencia. 

Si tu equipo de trabajo parece distante o poco amigable, intenta generar actividades de “Team Building” para permitirles estrechar lazos entre sí. 

3. Mantén la mente abierta

Con el pasar del tiempo podemos quedarnos estáticos con las actividades que ya sabemos que funcionan. Sin embargo, hay momentos de inflexión como la pandemia por ejemplo, que nos enseñó que todo se trata de innovación, creatividad, nuevas formas de hacer las cosas y claro, una buena planeación y justificación de las actividades. Así que ¿por qué no, aceptar las propuestas de actividades o eventos que los maestros sugieren y no van tanto con la “homogeneidad” que lleva el colegio? Además así la próxima vez que un docente tenga una propuesta se animará a presentarla. 

4. Crítica constructiva y monitoreo de clases 

Aunque esto puede sonar a cliché, trabajar en un ambiente en donde la retroalimentación cumple con el objetivo de ayudar a crecer profesionalmente o mejorar la labor de la persona es una de las cosas que más agradecen los colaboradores. Para esto es necesario crear un ambiente de confianza y un canal de comunicación asertiva sólido. Pero sin duda una vez que tu equipo de trabajo note el papel activo del coordinador o coordinadora y que la forma en la que los apoya a notar sus áreas de oportunidad más que correctivos es positivo, comenzarán a sentirse cómodos con el monitoreo de sus clases. 

5. Lo que no es flexible, se rompe. 

A veces perdemos de vista que no todo es o negro o blanco. Si bien hay que cumplir con los tiempos establecidos para la recepción de ciertos documentos o planeaciones, la coordinación puede acceder a modificar la fecha de entrega si es necesario para que los docentes no se vean presionados, prioriza qué es urgente y que se puede postergar en ciertos momentos. 

¡Bonus! Lleva a cabo entrevistas de salida 

Una entrevista de salida es tu última oportunidad para saber qué es lo que salió mal, así que ¡aprovéchala! Por lo general en esta etapa muchos empleados están más dispuestos a sincerarse. 

Espero que este blog te ayude a afinar tu estrategia de retención de personal docente, en este caso, más es mejor. 

Conoce la Suite de Soluciones Digitales de Campus Móvil que te facilitarán la gestión, administración, comunicación y marketing de tu Institución Educativa. Da clic en el botón y agenda una cita con nosotros.

Share This