Con este Episodio, en compañía de Antonio Gutiérrez, damos inicio a la segunda y tan esperada temporada de Campus Dojo Podcast. 

El endeudamiento es un tabú para muchas personas e instituciones, pero a la vez puede convertirse en la barrera para lograr nuevos proyectos de renovación, expansión o incluso para sanar deudas anteriores en mejores condiciones.  Charlaremos sobre cómo un proyecto financiero de inyección de recursos externos a través de una empresa especializada en el sector educativo puede ser una gran alternativa, aunado al buen control y gestión de la administración. ¡Acompáñanos! 

José Inclán: [00:00:35] Hola ¿que tal? Hola a todos. Bienvenidos a esta segunda temporada de Campus Dojo, ya nos hacía falta, ya lo extrañábamos. Me da mucho gusto que nos acompañen el día de hoy aquellos que nos están viendo en vivo a través de Facebook y de YouTube, bienvenidos si nos están escuchando ya posteriormente o en la modalidad de podcast también bienvenidos. Nos da mucho gusto que nos acompañen, antes de iniciar el día de hoy. Nada más quiero recordarles que por favor visite nuestro sitio web campusdojo.com ahí van a encontrar grabaciones previas de otros episodios, así como las ligas para el podcast también, si es que lo quieren escuchar. En ese formato también van a poder ver nuestro calendario de eventos, que va precisamente a tener el calendario de los próximos podcast, así como eventos presenciales que ya estamos reanudando. También recuerden que todo nuestro material está enfocado a directivos escolares, entonces acabamos de tener un evento padrísimo en la Ciudad de México, en el cual tuvimos varios, varios invitados y cubrimos temática precisamente que atañe a directivos. Sabemos que hay muchos, muchos seminarios y webinars enfocados a académicos. Nosotros estamos buscando un poquito más al lado de los directivos y cómo podemos apoyarlos. No se les olvide de nuevo campusdojo.com, el sitio web o pueden descargar el ap buscándola en Google Play o el AppStore. Ahí van a poder encontrar este nuestra aplicación. También quiero darle la bienvenida a la otra mitad de Campus Dojo, que es José Eduardo García. Tocayito, bienvenido de vuelta después de este receso. ¿Cómo estás?

José E. García: [00:02:19] Tocayo, muy bien, muchas gracias. Sí, un buen receso, pero también ya ansiosos de regresar esta segunda temporada, traemos nuevas temáticas enfocadas a los directores tan interesantes como las de la primera temporada y nuevas alianzas también, que seguramente nos van a ayudar a enriquecer lo que es el podcast de Campus Dojo. Y pues listos para comenzar con esta nueva temporada. El tema del día de hoy es un tema muy interesante, me parece a veces no muy tocado o manejado en los sectores directivos de las escuelas de educación básica, sobre todo, y que tiene que ver con las fuentes alternativas de financiamiento, es decir, préstamos, créditos para poder llevar a cabo proyectos de crecimiento, de inversión en remodelaciones, adquirir algún tipo de nuevo inmueble, etc, o incluso para para consolidar deudas, algunas otras deudas con algunas otras instituciones que puede resultar un poco más caras. Y como la deuda o las fuentes de financiamiento pueden ayudar a realizar este tipo de proyectos. Así es que ese es el tema del día de hoy y listos para recibir a nuestro invitado.

José Inclán: [00:03:28] Oye, y quién mejor para ayudarnos a desmenuzar esto que el director comercial de Academia Capital, Antonio Gutiérrez, nos acompaña el día de hoy. Academia Capital se especializa precisamente en ayudar a escuelas con esta, con estos temas financieros. Pero bueno, bienvenido Antonio y de hecho te vamos a permitir que te presentes, nos platicas un poquito acerca de ti y qué es lo que hace Academia Capital cómo ayuda a las escuelas

Antonio Gutiérrez: [00:03:57] ¿Qué tal? Bueno, primero que nada, gracias por la invitación, José. José Eduardo. Es un gusto poder compartir este espacio con ustedes y todas las personas que nos están escuchando. Mi nombre es Antonio Gutiérrez. Efectivamente, soy director comercial de Academia Capital. También llevo muy, muy cercano a la parte financiera también. Y bueno, un poquito acerca de mí, acerca de mi background. Cuento con una maestría en finanzas. Estuve estudiando en Alemania, trabajé por muchos años en banca tradicional, incluso en temas de consultoría. Regreso a México, me incorporo a una fintech que trabaja en temas de inclusión financiera y finalmente llego a Academia Capital, no Academia Capital. Es este ente financiero un aliado comercial para todas aquellas instituciones que quieren llegar a lograr esos nuevos objetivos, que quieren llegar a esa escuela de ensueño donde pueden encontrar no solamente el recurso, sino también un aliado que les ayuda en el tema de asesoría financiera y comercial.

José E. García: [00:04:57] El tema de la deuda como palabra nos trae mucho tabú alrededor. Muchas veces pensar en deuda es algo de lo que muchas personas no quieren hablar. No, no quieren hablar de deudas, de deber. Alguna vez platicaba de hecho contigo que en México incluso es a veces hasta una cultura, ¿no? El no, no, no debes juntar tu dinerito y cuando juntes compras. Pero bueno, hay proyectos en los que es prácticamente imposible realizarlos de esa manera. Proyectos que están ligados a las instituciones que hay detrás del mito de la deuda entendida como tal y lo que es en realidad los recursos de financiamiento que hay detrás de eso.

Antonio Gutiérrez: [00:05:40] Pero mira, te platico brevemente el tema de deuda desde muchos años ha sido muy satanizado en México. Cada vez que tú hablas de deuda tiene el concepto de ya de por sí negativo. No deberle dinero a alguien es lo peor que nos puede pasar como mexicanos y es un tema cultural. Desde hace muchos años hemos visto una falta grande de educación financiera en temas de finanzas personales que al final se traducen o se trasladan a las finanzas de las instituciones. Es decir, todo el miedo que tenemos a las tarjetas de crédito, el mal manejo que tenemos de ellas. Los cobradores que llegan nos tocan la puerta, las llamadas de que no hemos pagado el teléfono, de que no hemos pagado la tarjeta de crédito. En tema de deuda estamos en una posición muy, muy mala, como país y como cultura, porque nunca supimos manejarla de la manera correcta. Lo que nosotros proponemos o lo que vemos desde Academia es que la deuda no es mala, es un instrumento que nos puede ayudar a llegar a X mucho más rápido y mucho más certero por un tema de apalancamiento en el tema de la deuda. Pues sí es deber dinero a alguien ya de por sí es malo.

Antonio Gutiérrez: [00:06:48] Pero lo que tratamos de implementar, lo que tratamos de transmitir desde academia es que la deuda nos puede ayudar a llevar a nuestro colegio a otro nivel, llegar a ese proyecto que no hemos podido completar de nuestra propia cartera, apalancar, nos, buscar recursos y eventualmente si hacemos una buena planeación financiera se va a traducir en mejores ingresos para nuestro colegio. Esa es en esencia la idea, ¿no? Que podamos ver la deuda como un instrumento para poder invertir, que veamos la deuda como un instrumento para poder crecer y no solamente la deuda como más como para cubrir el gasto, salir del apuro o simplemente por gastar. No creo que una de las peores cosas que tenemos como mexicanos es que nos endeudamos para comprar ropa, nos endeudamos para gastar, nos endeudamos para salir a comer ese tipo de cosas que a veces no es el correcto manejo de una tarjeta o incluso de la deuda.

José Inclán: [00:07:43] Hoy me llama mucho la atención lo que dices de la adquisición de deuda y que podemos perder oportunidades. No se me ocurre ahorita que estás mencionando eso del apalancamiento y que a lo mejor tengo la suficiente demanda en la escuela para llenar otros grupos de alumnos, ¿verdad? Pero ya no tengo la capacidad, no tengo los salones. Entonces a través de un préstamo apropiado, ¿verdad? Puedo comprar el terrenito de al lado, construir un edificio que me va a generar $100 mensuales por poner un número y el costo de mi deuda va a ser 10 $. Entonces estoy ganando $90 que a lo mejor no, tenía antes, ¿no? Y me permite crecer de una manera ordenada y con un instrumento de crédito que precisamente es seguro y me permite alcanzar ese sueño, ¿no?

Antonio Gutiérrez: [00:08:37] Exactamente lo que muchos no entendemos, lo que nos cuesta mucho trabajo poder traer o concretar, es que el servicio de deuda, que es lo que tú pagas por un crédito de forma mensual o incluso anual, puede ser tan bajo como ustedes quieran comparado con los ingresos que va a traer en el futuro. Tu lo acabas de hacer. Un ejemplo tan sencillo, ¿no? Tal vez habilitar el nuevo campo, tal vez habilitar un nuevo salón nos va a costar equis cantidad. Pero si realmente vemos el lado positivo o el lado de los variar el futuro que nos va a traer, los ingresos futuros que nos va a traer. Este proyecto no solamente compensa lo que nosotros hacemos mucho en Academia Capital, por ejemplo, lo traducimos muy sencillo en colegiaturas y alumnos, que es la forma en que los directivos o los administradores mejor nos entendemos. Es decir, si vamos a levantar un nuevo inmueble o vamos a levantar un nuevo salón, calculamos el servicio de deuda y se los ejemplifica de manera muy sencilla. Ellos tendrían que meter nada más diez o 20 alumnos nuevos y con eso se paga el proyecto. Pero obviamente la capacidad instalada va a ser de 100 o de 150. Entonces esas comparaciones son las que hacemos en la Academia Capital y nos encanta poder planear con ellos esos proyectos. Porque sí, malamente. Y ya lo hemos mencionado antes, ese concepto de deuda lo manejamos de manera muy mala, tenemos que verla como un apalancamiento y ya hay recursos, ya hay una institución. Como Academia sabemos que el sector educativo ha sido completamente ignorado por la banca tradicional desde hace muchísimos años y quiero decirles a todos los escuchas que están aquí con nosotros, que ya hay una institución dedicada únicamente a el sector educativo, que entendemos perfectamente los proyectos, que entendemos perfectamente sus finanzas y que estamos aquí para apoyarles en este proyecto.

José E. García: [00:10:23] Fíjate que hace un momento decías pues sí, yo en lo personal, como director de escuela, además o propietario de una escuela, mis finanzas personales no han sido del todo ordenadas, no pensadas, si no tengo una cultura o una un conocimiento sobre lo que es la parte fiscal, no, la cultura financiera. Pues seguramente lo voy a llevar a mi empresa, a mi escuela. Esas malas prácticas personales tal vez, o seguramente se van a replicar en las malas prácticas institucionales, digamos, cuando los llegamos a la escuela, las escuelas, tú sabes, tenemos dos grandes sectores, digamos de manera general las escuelas, que son empresas familiares que crecieron a partir de una maestra que estudió para ello y empezó con un proyecto, puso una escuela y continúan o los grandes consorcios religiosos, por ejemplo, pero a veces ni uno ni en el otro existen los especialistas en el área fiscal o financiera, en este caso bueno y también fiscal, por supuesto que ayuden a ponerle sentido al proyecto desde esa perspectiva, no normalmente, pues seguramente todas tienen un contador que se encarga de ciertas tareas, pero no tenemos a uno, tienen a un especialista en el área financiera. ¿Cuál sería esta necesidad que hay de tener una cultura fiscal financiera? Y cuál es esta diferencia entre tener? Pues yo tengo mi contador, seguramente es lo que necesito. ¿O qué puede hacer este financiero para las escuelas?

Antonio Gutiérrez: [00:12:02] Sí, lamentablemente las escuelas tienen ya bastante personal y no hay mucho flujo. No hay mucho capital como para poder invertir en un proyecto o contratar a un equipo financiero, incluso a una persona financiera. Creemos que con los contadores a veces es suficiente. La gran diferencia que yo veo entre la parte contable y la parte financiera es que si el contador no hace las declaraciones, si el contador se encarga nuestro pago de impuestos, pero siempre el contador o la persona que se encarga contabilidad siempre está viendo hacia atrás lo que ya se hizo, lo que ya sucedió, lo que hay que pagar, lo que hay que en base a lo que ya ha pasado, vaya a desembolsar en esa parte. En cambio, cuando lo vemos desde una perspectiva financiera, siempre vemos para adelante. Nosotros buscamos tratar de aterrizar los proyectos específicos que tienen las escuelas y buscarle la manera para ajustar los flujos y que podamos alcanzar a llegar. Es decir, la parte financiera siempre ve hacia esa línea la visión de la escuela hacia futuro en el corto, mediano o largo plazo. Y más o menos hacemos análisis, hacemos proyecciones, hacemos un poquito de planeación y decimos más o menos, vemos que en tanto tiempo, con cierto flujo podemos hacer los ajustes necesarios para poder llegar a esa escuela que queremos ser.

Antonio Gutiérrez: [00:13:19] Desde en los proyectos financieros, pues nos vamos mucho, siempre empezamos a modelar o empezamos a proyectar en base a la matrícula, en base a los gastos, en base a las inversiones fuertes que tenemos que hacer. Todo siempre va incluido y obviamente no es exacto. Hacemos un supuesto y hacemos pues diferentes. Asumimos cosas que probablemente vayan a pasar, pero obviamente con base en información clara, lo que nos cuesta muchas veces trabajo es que las escuelas no tienen la información clara desde la parte, desde como tú mencionas, no hay escuelas que que tienen un desorden internamente y que es muy difícil poder saber si es una bolsa de papá o si es la bolsa de dueño y que lo manejan como si fuera una cartera externa, no la parte de las finanzas de la escuela. Entonces a veces por falta de claridad en el manejo de la escuela, muchas veces nos cuesta trabajo poder hacer estas proyecciones y poder alinear los esfuerzos. En cambio, cuando llegan a una escuela a través de que ya implementó un sistema de estructura o de alineación o que le da un orden a sus finanzas, pues es mucho más fácil como es el tema de Campus Móvil.

Antonio Gutiérrez: [00:14:28] Creemos que muchas escuelas se pierden la oportunidad de poder llegar a instrumentos financieros o asesorías financieras por la falta de claridad que tienen en sus operaciones. Y lo vemos muy cotidiano, lo vemos como una indisciplina general. A veces el dueño ve las finanzas de la escuela o la cuenta de banco de la escuela como si fuera otra cartera. Tenemos casos muy extremos que le pellizcan de manera mensual de que oye, hay que pagar la mensura del coche, paga la escuela. Oye, que hay que hacer remodelaciones a nuestra casa. Pues agárrate a la escuela, esas prácticas y no quiero ofender a nadie de los radioescuchas o de las escuchas del podcast, pero lo vemos tan seguido y de cierta manera, pues van mermando, van deteniendo o van entorpeciendo el proyecto de la escuela, van mejorando lo que podría significar una buena utilidad para invertir, para poder crecer, para poder mejorar la calidad, para poder digitalizar, meter proyectores, innovación tecnológica. Esas mermas son las que nos cuestan trabajo entender y que a veces en los estados financieros, que a fin de cuentas es un escaneo de la situación del colegio, pues no lo vemos ni pies ni cabeza.

José Inclán: [00:15:46] Entonces. Sí, adelante. Este comentario es muy atinado. Precisamente esto es algo que siento que las escuelas a veces por ya. Ya vienen con un ritmo. Empiezan desde escuelas pequeñitas. Como comentábamos hace rato. Que a lo mejor lo empezó la maestra que estudió para maestra, la persona que estudió para maestro y luego empezó su escuela, y luego empezamos a crecer. Pero nunca tuvimos ese orden, ¿no? Nunca tuvimos esa visión. Y ahora ya somos más grandes, pero estamos un poquito desordenados. Entonces es ahí donde yo veo mucho valor también en el tener ese tipo de asesoría financiera que nos pueda apoyar con esa proyección hacia adelante. Los contadores son muy útiles, son muy necesarios, nos ayudan, como comentabas ahorita Antonio, pero necesitamos tener esa visión hacia el futuro, esa visión de crecimiento y más que nada estar preparados también para contingencias ¿no? Como vimos ahora con la pandemia. Muchas escuelas que inclusive tuvieron que cerrar porque no estaban preparados, no tenían esos pronósticos, ese forecast no lo tenía, ¿no? Entonces Antonio, déjame, te pregunto. Ustedes en Academia Capital, obviamente ven escuelas de todos los rangos que están muy preparados, escuelas que no están preparadas para poder apalancar y crecer y o protegerse también de contingencias. Si pudieses poner el dedo o señalar dónde está el punto donde las escuelas cambian o el catalizador de cambio, ¿cuál dirías que sería? ¿Sería que llegue un nuevo director y diga vamos a cambiar las cosas? O que el director que está en el lugar diga ¿Sabes qué? Vamos a hacer las cosas diferentes, que es usualmente lo que hace que las escuelas cambien o vean el valor de entrar en esta vía, de regularizar y tener esta visión financiera hacia adelante.

Antonio Gutiérrez: [00:17:51] Sí. Bueno. Para poder responder la pregunta, creo que valdría la pena hacer como el recap de lo que mencionabas al principio de tu comentario. Ya son prácticas que llevan muchísimos años y no es culpa de nadie. O sea, así se manejó en su momento. Trataron muchas veces de darle orden, pero la verdad es que son prácticas que se han pasado de generación en generación. Así lo hacía mi abuelo, así lo hacía el papá de mi abuelo y así lo hemos manejado en la escuela por muchísimos años. Lo que nosotros vemos desde Academia, es que esa falta de disciplina o de orden es como si ustedes imagínense, a mí me entregan estados de resultados, me entran los estados financieros, me meto y empiezo a rascarle. Es como si entras a una casa y ves que hay un desorden por todos lados. Imagínense la ropa tirada, platos sucios, el piso mal trapeando y ese tipo de cosas son las que nos dan un poquito de desconfianza, pero no dan una realidad de lo que está pasando realmente. La escuela está como que maquillado, escondida, como flagelado. Entonces ahora que están entrando nuevas generaciones, ahora que estamos mucho más en esa parte de ser congruentes con lo que enseñamos, con lo que realmente hacemos desde la institución educativa. Creo que es ese momento en el que no tiene que haber un catalizador específico, sino más bien ese proceso de: vamos a ponernos en orden. ¿Por qué nos tenemos que poner en orden? ¿Por qué tenemos que catalizar esa parte? Porque los beneficios que puede traer un tema de regularización, tener nuestra casa en orden, nos va a acercar a muchísimos más proyectos, desde un tema financiero, desde un tema comercial.

Antonio Gutiérrez: [00:19:25] Es un tema de innovación digital, incluso hasta mejorar nuestra matrícula. Creo que hay muchísimos beneficios que vienen a raíz de regularizar. Y sobre todo, la satisfacción moral de los dueños de los colegios, de los administradores de poder decir estamos haciendo las cosas bien y es lo que estamos predicando en nuestro colegio. Creo que ese es el mejor incentivo, ser congruentes. No tiene que venir una persona externa. Bueno, nosotros con mucho gusto vamos a los colegios y les decimos oye, esto está mal, pero no es nuestra chamba. A fin de cuentas es una decisión de los directivos, pero es un proceso de concientización que cada persona tiene que tener. Y antes de que sigamos con la siguiente idea, es un proceso de ser conscientes de que tenemos que ser congruentes con lo que decimos. No hablamos mucho de temas de corrupción, hablamos mucho de temas de inseguridad, hablamos de muchas cosas que no son congruentes en nuestro país, pero a la vez también nosotros tenemos un desorden en nuestra casa. Entonces sí realmente queremos transmitir o queremos ser congruentes con lo que estamos enseñando a nuestros estudiantes. Valdría la pena que nos planteáramos la idea de oye, pues podemos regularizarnos, podemos poner las cosas en orden y dejarle un legado a nuestros hijos, dejar un legado a las personas que vayan al colegio o incluso si queremos venderlo, también tenemos que poner la casa en orden antes de hacer cualquier decisión financiera.

José Inclán: [00:20:46] Oye, perdón, se me ocurre otra idea y me imagino porque esto es cierto. Del lado del Campus Móvil, nosotros nos hemos dado cuenta que las escuelas que en realidad quieren hacer cambios operativos para mejorar, usualmente es cuando todo el equipo directivo, no solamente el dueño, el director, son los que van llevando y los que toman la decisión, sino que el cuerpo colegiado del Director Operativo, admisiones, etcétera están, están en el mismo barco, entienden y van jalando hacia el mismo lugar. Es donde nosotros vemos éxito, ¿no? Me imagino que con ustedes es algo similar.

Antonio Gutiérrez: [00:21:25] Es correcto cuando hacemos una planeación financiera o cuando vemos un proyecto, sea futuro como un crédito o un destino de un crédito. Siempre nos enfocamos en ver con claridad de hacia dónde vamos como institución, desde el ámbito educativo, desde el ámbito empresarial, desde el ámbito financiero, en todos los aspectos, tenemos que tener claridad hacia dónde vamos. Si ustedes piensan en un ente como si fuera un barquito, una institución educativa, como si fuera un barquito, y tenemos al director educativo remando para un lado, al dueño para el otro, al administrador o al contador para el otro. No van a llegar a ninguna parte y nada más están haciendo esfuerzos en vano. Entonces, cuando nosotros nos acercamos a los colegios, nos encanta poder platicar con todos ellos y que haya una sinergia y poder entender. Muchas veces hasta hemos fungido como moderadores. Tal vez ustedes tienen una visión. Tal vez el contador tiene otra visión. Tal vez la directora educativa tiene otra visión. Y esa parte, esa, esa conjunción, es lo que realmente enriquece el proyecto. Y cuando puedes alinear esas tres perspectivas, o las cuatro, o las diez, o las que sean, ese es el momento. Y ese es el switch spot donde realmente queremos entrar nosotros y les apoyamos con todo el capital y los recursos, porque si vemos un equipo directivo dividido que no tiene la sinergia que realmente es, no hay una realidad de hacia dónde vamos. Es muy difícil que el proyecto se pueda concretar, es muy difícil que la visión que tiene una persona la pueden concretar si las demás personas no la comparte, ¿no?

José E. García: [00:23:03] Fíjate ese concepto de proyecto institucional, que creo que es lo que podríamos decir. La escuela debe de definir su proyecto institucional y en ese proyecto considerar también lo que tiene que ver con el tipo de escuela que quiere tener. Hablando de inversión para poder modernizar instalaciones, adquirir nuevas plataformas, inclusive capacitación o entrenamiento, etc. Pero entonces la transformación que es a lo que nosotros apostamos en Campus Dojo y en Campus Móvil, la transformación operativa, digamos, tiene que venir desde lo más profundo de las instituciones educativas. No debería de empezar tal vez con las aulas, que así sucedió, ¿no? La pandemia llevó a muchas escuelas a comenzar por eso que era urgente, ¿no? Híjole, necesito dar clases en línea, necesito comprar proyectores. Este habilita una nueva red, contrata una plataforma quien no lo tenía, inclusive eso era urgente y se comenzó por ahí. Pero no dejar de lado todo lo demás de la organización, que también es importante. Esta transformación debe ser en todas las áreas de la escuela. Y entonces cuando esta transformación se traduce en un proyecto institucional que hace sentido para todos los que tienen que estar colaborando en él, seguramente tiene mucho mejores resultados, como tú bien dices.

José E. García: [00:24:22] Y a veces la parte financiera es una de esas que no se consideran siquiera. Yo creo que muchas escuelas harán este ejercicio seguramente al inicio del ciclo escolar, es decir, previo de OK, ¿cuántos alumnos, por cuántas colegiaturas? Y bueno, de ahí vamos. Y a veces debo decir que eso es lo que hay detrás de esta, por este cliché que hay en las escuelas de que no, no, no, es que las escuelas son un negociazo porque mucha gente eso es lo que hace, a ver si cobran $1.000  de colegiatura por mil alumnos, pues multiplícalo y eso es su dinero. Hay mucho más atrás que solamente multiplicar los ingresos. Y yo creo que ahí es en donde ustedes también ayudan a las escuelas a entender sus propios números, que eso es lo más importante, aprender primero a entender tus propios números, tu realidad y a partir de esta realidad empezar a pensar en un proyecto de futuro. Eso es lo que ustedes también hacen, ¿verdad?

Antonio Gutiérrez: [00:25:19] Sí, bueno, tenemos el proyecto educativo, que es algo muy importante que tú mencionas, que es hacia dónde queremos llegar como escuela, pero también hay que ser un poquito realistas, poner los pies sobre la tierra y a fin de cuentas los proyectos involucran gastos, ¿no? Claro. Entonces valdría mucho la pena poder plantearse y decir oye, sabes que con los números que tenemos, pues la verdad es muy complicado que podamos llegar a este proyecto. O tal vez sí podemos hacerlo, pero en un determinado tiempo. Y regresando a la idea que tú mencionabas, pues una institución sí, no solamente dar clases. O sea, sé que es un negocio muy noble, que es una gran labor de impacto positivo en impacto social en los estudiantes, en la formación de valores. Pero no podemos perder de vista que una entidad educativa es también una empresa y una empresa tiene área de la administración de recursos humanos. Tenemos tal vez un área legal, tenemos una persona que nos hace mercadotecnia y sobre todo hay un departamento de finanzas. Que se conforman por el contador, tal vez un financiero o un administrador. Pero esa parte de que entendamos los números y nos involucremos es vital para llevar el correcto manejo de la institución. No podemos decir que ya somos una escuela y nos enfocamos en el tema educativo. Hay que generar ingresos, hay que pagar a nuestros empleados, hay que buscar invertir, ¿no? Y aventando un poquito más de lo que hacemos en la Academia. Pues sí, nuestros proyectos son mucho de infraestructura. Si lo vemos muy seguido mejora instalaciones. Tenemos que remodelar edificios, tenemos que levantar un nuevo edificio.

Antonio Gutiérrez: [00:26:56] Hemos construido o participado en construcciones de albercas, albercas olímpicas para los estudiantes, canchas. Vaya, incluso esta reestructura de pasivos son temas importantes que vemos desde la parte financiera y que nos encanta apoyar, pero siempre y cuando haya un proyecto completo. Uno de nuestras primeras preguntas es ¿cuándo? Cuando llegan a solicitarnos un crédito para que el destino no y de ahí parte las conversaciones. Porque una escuela puede tener mil proyectos, pero realmente tenemos que tener claridad hacia dónde vamos y eso nos da tranquilidad a todos. Y sobre todo, como bien mencionas, entender los números nos va a dar una buena realidad de donde estamos como institución. Tenemos muchos directivos y tenemos muchísimos dueños. Que realmente no conocen el estado de situación financiera, no conocen cómo están los números. Ellos están acostumbrados a solamente picar y me da chance el contador de que le agarre de $100.000 mensuales. Pero no se involucran en los números, ni siquiera saben si están haciendo período de utilidad, capaz de que ni siquiera les están pagando las facturas o las colegiaturas, ¿no? Entonces sí puedo dar un consejo a todos los dueños y administradores que nos están escuchando. Es número uno, es involucrarse. Creo que es de las partes más importantes entender bien los números. Número dos Ya que tenemos los números hacia dónde queremos ir. Y número tres buscar aliados como campus móvil, como como academia, como diferentes instituciones que ya estamos ofreciendo servicios a la comunidad educativa específica para ellos, para poder llevar a cabo todos los proyectos y llegar a esa escuela de ensueño.

José Inclán: [00:28:32] Antonio. Y yo quería preguntarte. Me quedé pensando. Este a lo mejor es una escuela que está ubicada en. No sé, en alguna comunidad pequeña en la República y quiero construir un nuevo edificio porque tengo demanda, etcétera. Pero no tengo mis cosas en regla. Y sabes que aquí en el pueblo mi tío conoce a un señor que presta dinero y este y no me pide mis estados financieros no, mejor le pido a él. ¿Por qué? ¿Por qué tengo que ir con Academia Capital y no pedirle al prestamista del pueblo?

Antonio Gutiérrez: [00:29:14] Es un riesgo y es un tema que vemos muy seguido en las instituciones, las escuelas o el sector educativo. Ya lo mencionaba, en algún momento ha sido completamente ignorado por la banca tradicional y lamentablemente todos ellos han tenido que recurrir a fuentes alternas o alternativas de financiamiento que tal vez no son las mejores, que tal vez son un poquito riesgosas, que tal vez y no quiero ofender a nadie, pero la procedencia de los recursos no es la mejor. Si nos es fácil levantar el teléfono, llegar al prestamista y órale, pero ya los quiero ver el día que se atrasen con un pago, el día que ese contrato esté tambaleando. Creo que esa parte de la informalidad es lo que nos da un poco de desconfianza a todas las personas como mexicanos, no el no saber quién es esa persona, tal vez si es una persona de confianza, pero no nos está haciendo un bien, más bien nos está prestando a una tasa altísima que ni siquiera sabemos qué nos va a pasar con el tema de moratorios o de dónde vienen los recursos. Entonces, cuando siempre brincamos, tratamos de ofrecer una solución formal a los colegios. Es ahí donde está el mayor beneficio que es realmente acudir a una empresa ya instalada, constituida, que tiene academia.

Antonio Gutiérrez: [00:30:30] Tenemos siete años ya trabajando con colegios y universidades que pueden visitar sus oficinas, que es una empresa seria, que buscan la flexibilidad. Bueno, y aprovechando lo que he platicado de este tema, en Pandemia tuvimos muchísimos colegios, muchas universidades que tuvieron que apurarse en sus créditos por diferentes cuestiones, por la falta de matrícula, porque tuvieron que hacer ajustes que tuvieron que hacer diferentes ajustes en los estados financieros, un montón de cosas. Academia jamás llegó, amenazó, tocó la puerta. Siempre fue una relación muy amigable, completamente empática hacia todos los colegios y a los directivos, porque a fin de cuentas todos somos humanos y a fin de cuentas, a todos se nos ha otorgado la carreta, ¿no? Y desde esa parte, desde Academia, fuimos muy flexibles. Buscamos reestructura, buscamos la forma en que hoy sabes que no te puedo pagar la mensualidad completa. Buscamos formas, buscamos la manera. Dudo mucho que en una institución informal, bueno, más bien ni siquiera es una institución. En un sector informal puedan llegar este tipo de acuerdos con la seguridad y la certeza de que están tratando con una entidad seria. Creo que el riesgo es mucho más alto y sobre todo que hay un tema de integridad ahí que también hay que hay que tocar, ¿no?

José Inclán: [00:31:47] Oye, y me imagino que el tema de privacidad, porque yo bueno, en lo personal a mí no me gusta compartir a diestra y siniestra el estado de mi compañía, no platícame cómo está el tema de privacidad, como ven ustedes esto, como lo tratan en la Academia Capital.

Antonio Gutiérrez: [00:32:05] Cuando nosotros empezamos a hacer las corridas y hacemos los análisis de crédito, si necesitamos pedir estados financieros y muchas veces, casi en casi todas las ocasiones, nos han puesto dos o tres preguntas acerca de ustedes. Pero es que. Una persona. Bueno, realmente los visitamos. Pero sí hay más confianza, porque a fin de cuentas son los calzones de las empresas. Es la realidad. Y somos muy celosos de nuestra información, tanto como individuos y como empresas en Academia. Los aliados o las personas que se acerquen con nosotros pueden estar completamente seguros de que su información se va a tratar con la mayor seguridad posible. Tenemos muchos controles en nuestros correos electrónicos. Tenemos muchos controles en el software que utilizamos para hacer los cálculos, incluso nuestra nube. Esa privacidad jamás va a salir. Es un tema confidencial completamente con la persona que está asesorando. Nosotros no compartimos, nosotros no divulgamos. Muchos, muchos nos preguntaban Oye, ¿ustedes mandan nuestros estados o nuestros números al SAT? Porque a veces hay colegios que manejan dos contabilidades y muchos de los que están escuchándonos se pueden, se pueden identificar ¿no?, pero en Academia se entiende perfectamente el sector. Entendemos las prácticas que vemos, algunas malas o unas muy buenas, pero todo se maneja con estricta confidencialidad y seguridad. La persona que hace desde la persona que recibe estados financieros hasta la persona que hace los flujos, hasta la persona que hace el desembolso. Todos se maneja con estricta confidencialidad y no sale nada de la Academia.

José E. García: [00:33:47] Oye, a ver, yo quiero ponerte el escenario ideal, ¿no? Yo soy una institución educativa súper ordenada, tengo todo muy bien manejado, mis cuentas en orden, los ingresos bien formalizados y tengo números positivos. Es decir, no tengo una utilidad exorbitante, pero estoy en números negros,  estoy en números positivos, pero quiero hacer un proyecto de inversión. No olvidemos de que tenga deudas uno. ¿Por qué sería una buena alternativa buscar? Vamos a decir el dinero ajeno. Existe mucho este concepto de vamos a ahorrar. A lo mejor puedo tener ahorrado y puedo tener una parte ahorrada. Pero en este tabú que hay de los créditos. No, no es lo mismo juntar para comprar un estéreo que juntar para comprar un terreno, por ejemplo, o un edificio nuevo. Entonces, si yo soy una empresa sana, una escuela ordenada, ¿qué tan sencillo puede ser tener estas soluciones de crédito, que implica? Yo como escuelas y me acerco a una fuente de financiamiento, a lo mejor como ustedes, en el caso de Academia, ¿cuáles son los pasos a seguir? Digamos, asumiendo que todo está en orden.

Antonio Gutiérrez: [00:35:02] Sí. Cuando las empresas están en orden, es mucho más sencillo poder entender la realidad de las cosas. Cuando yo tengo, cuando nosotros tenemos que estar buscando y entendiendo los flujos que salen por otros lados y ese tipo de orden. Ordenar a la institución nos causa mucho conflicto. Lo que mencionas es que cuando nosotros queremos crecer o expandir y ya estamos a nuestra máxima capacidad en temas de carteras que ya no me alcanza para invertirle o para poder comprarlo de mi propia bolsa hay dos opciones o levantamos a un inversionista y tenemos otra persona que nos inyecte capital, que muchas veces los dueños de colegios deciden o sabes que nuestro y no vamos a comprometer o no vamos a compartir. Entonces, ¿qué instrumento tenemos? Deuda. Y la deuda que ya platicamos es un instrumento para invertir y para poder crecer. Tal vez tenemos finanzas sanas y nos va bastante bien, pero para llegar a ahorrar 15 millones de pesos va a tardar un ratito, no? Entonces lo que hacemos nosotros, o lo que nos encanta poder compartir los colegios, es que existe el apalancamiento, que es algo tan sencillo como levantar una caja pesada. Tal vez no tú solo, tal vez con dos personas, tal vez entre tres y cuatro, tal vez con un montacargas.

Antonio Gutiérrez: [00:36:18] Y es mucho más ligero. El proceso es mucho más rápido y sencillo. Y a los colegios que están en orden y que están en regla nos es mucho más fácil llegar con el montacargas completo, con operador, con todo el servicio completo, que es, cual es la finalidad que podamos lograr el proyecto que nos hubiera costado 30 años. El día de mañana, porque para allá vamos. O sea, si tenemos finanzas sanas, vamos bien con los proyectos, vamos bien con nuestra calidad. Pero tal vez dar ese brinco es lo que nos va a costar una o hasta dos o tres generaciones. No sé. Entonces la deuda llega, invertimos nosotros. Nosotros compramos el inmueble, llegamos con ustedes, les damos el presupuesto, adquieren el bien inmueble, empiezan a construir, tal vez jalamos otra línea de crédito, le entramos y los ingresos futuros que van a salir de esa nueva proyección o de ese nuevo colegio o institución, va a ser mucho menos que lo que nos van a pagar el servicio de deuda, no del servicio. Entonces es simplemente adelantar, planear y buscar la manera de traer ese proyecto hoy, porque tal vez el día de mañana llegue otra persona y compre el inmueble y nos quedamos completamente fuera de la jugada.

José E. García: [00:37:32] O si no las oportunidades del momento.

José Inclán: [00:37:35] Exacto y además la liquidez ¿no? Ósea si en este caso queremos ahorrar. El ejemplo que ponía es 15.000.000 de pesos para un nuevo edificio. No íbamos ahorrando y nos tardamos diez años y luego desembolsar esos 15 millones y luego enfrentamos una contingencia y ya no tenemos ese guardadito, ¿no? Entonces peligra nuestra liquidez cuando podemos seguir ahorrando, ¿verdad? Conseguir este crédito, ponerlo a trabajar, que lo que hemos construido con este crédito nos genere nuevos ingresos para pagar el crédito y además seguir ahorrando y seguir utilizando el dinero extra para seguir avanzando la misión de la escuela. Entonces también es una estrategia que se usa mucho para ahorrar esa liquidez y no quedarnos desprotegidos, ¿no? Este en algún momento.

Antonio Gutiérrez: [00:38:26] Es básicamente si ustedes lo ven así, es poner el capital de otra entidad a beneficio de la institución, ¿no? Es decir, nosotros entramos como aliados, no somos extraños, no somos foráneos, no somos gente que pueda causar desconfianza, sino al contrario, somos un aliado que les va a poner y que confía en ustedes para poder llegar a ese proyecto y que ustedes pueden beneficiarse a través de ese recurso. Entonces es solamente un tema de hacer buena planeación financiera, como ya lo comentábamos, es. Hacer más bien tener la dirección clara hacia dónde vamos y eso nos va a llevar a muchísimos aspectos.

José E. García: [00:39:04] Tu consideras que el primer paso hablando de las instituciones educativas de educación básica, sobre todo porque sin duda creo que es para todos. Claro que hay una diferencia de la educación media superior a la superior y luego de ahí hacia abajo, es decir, preescolar, primaria y secundaria, respecto a las prepas y las universidades, son sectores mucho más. Otra vez hablamos de familiares, no de organizaciones religiosas que tal vez no tienen esta profesionalización. ¿Cuál sería el primer paso para trabajar en este futuro? Tú consideras que sin duda es comenzar por este entrenamiento o esta capacitación en lo que es la cultura financiera.

Antonio Gutiérrez: [00:39:47] La cultura financiera y poder darle un orden no es para el primer paso, es ordenar nuestra casa. Si vemos muchos proyectos, muchas ideas muy bonitas, pero que realmente los lujos no dan porque no se saben o los dueños no están involucrados al full en cómo estamos como institución y sobre todo en el tema de finanzas. Creo que sería el primer paso importante, poder regularizar nuestras operaciones y poder ser congruentes con lo que estamos predicando con los chavos. Entonces sí, vaya desde desde muchísimas perspectivas, desde muchas cosas, incluso desde el tema financiero. Poder poner en orden a la institución nos va a dar la pauta para muchos otros beneficios. Lo que hacemos también Academia, es que, por ejemplo, no solamente es dar un crédito por dar un crédito, sino también es el acompañamiento, la proyección financiera, definir una clara estrategia, acompañarnos en el proceso, ajustar en el camino, porque sabemos que a fin de cuentas hay muchos, varios en el proceso y hay muchas desviaciones, pero los acompañamos en ese, en ese navegar y al final de cuentas se traduce en una red de aliados, se traduce en un buen historial crediticio, se traduce en que tal vez el día de mañana tenemos un proyecto mucho más grande y como ya estamos en orden y hemos hecho un buen manejo de nuestras finanzas, podemos recibir muchísimo más recurso que antes. Es un sinfín de beneficios que llevan a la escuela en el momento en que se regulariza. Creo que sería uno de los primeros pasos para poder empezar uno de estos procesos.

José Inclán: [00:41:19] Si Antonio te quería preguntar ahorita tocaste un uno de los casos de éxito, no nos los platicaban de la construcción de una alberca, etcétera. Pero platícanos el beneficio que han visto las escuelas. Por ejemplo, de esta construcción de una alberca platican los casos de éxito que hayan sucedido con Academia Capital.

Antonio Gutiérrez: [00:41:42] Muchas escuelas tienen el deseo y tienen la ambición y buscan la oportunidad de poder crecer. A fin de cuentas, algo que mueve la agujita de los ingresos es la cantidad de alumnos. Y obviamente en este proceso de consolidación que estamos viendo, casos de éxito van a ser aquellos o son aquellos que están capitalizando la oportunidad. Suena cruel, suena feo, pero hay mucha gente, mucha matrícula que se quedó ahí afuera sin escuela o escuelas que tienen que cerrar durante pandillas.

José E. García: [00:42:15] Si.

Antonio Gutiérrez: [00:42:16] Entonces los casos de éxito que estamos viendo son instituciones que pudieron ser mucho más atractivos, no solamente por las instalaciones como una alberca, sino porque pudieron innovar en temas tecnológicos que pudieron implementar plataformas remotas de trabajo, que pudieron abrir nuevos campus en zonas donde no había escuelas antes. Ese tipo de casos de éxito son los que estamos viendo desde una escuela que pudo incrementar considerablemente su matrícula por una alberca, así como otra escuela que pudo incrementar muchísimo más también su matrícula gracias a la implementación de innovación. Es decir, este tipo de cañones, plataformas digitales en el que ya no usa ningún libro sino que usa su su equipo tecnológico, incluso esas personas, esas instituciones que pudieron capitalizar, colocar un campus nuevo en una zona donde no había suficiente oferta. Son los casos de éxito y sobre todo, también los que vimos en Pandemia. No quisiera decir más casos de éxito, pero yo creo que ya es un éxito haber sobrevivido la pandemia. Si así de golpe tan fuerte que hayan podido aguantar y que hayan podido mantener a su plantilla, que hayan podido con la poca matrícula que pudieron percibir. Pues vaya, aguantar creo que ya es una de los grandes beneficios de poder contar con la Academia. Y como te digo, a todos estos clientes o estos aliados que estuvieron con nosotros durante la pandemia, les dimos prórrogas, hubo negociaciones, reestructuraciones, jamás hubo una sanción por parte de nosotros. Completamente empáticos y completamente comprensivos con la situación.

José E. García: [00:44:01] Oye Antonio, pues para ir cerrando yo me quedo con dicho de unas palabras tal vez más coloquiales no hay nada mejor para crecer un proyecto, para hacer realidad un sueño hablando de la institución educativa que el dinero ajeno ¿no? Es decir, fuentes de financiamiento como ustedes que nos van a permitir hacerlas realidad, acercarse sin miedo, ver el valor que tiene. En realidad, como tú decías, hay más beneficios, seguramente que riesgos. Todo está en tener claro lo que queremos y acercarse a alguien que lo sepa hacer también. Eso es algo importante, porque eso es, yo creo, que una principal diferencia también. Hablando de la profesionalización, no es lo mismo con el que te presta dinero, él te presta y tú sabrás lo que haces. Es más, si me puedes pagar o no, tampoco es mi problema. Mejor si no me puedes pagar para que yo pueda ejercer algo más sobre ti. En cambio, una empresa que se dedica a hacer desde el análisis, el acompañamiento, realmente un estudio de tus posibilidades reales para obtener una fuente de financiamiento. Eso da mucha certidumbre a las instituciones educativas. Entonces yo eso es con lo que me quedo, no nada mejor que el dinero ajeno para hacer realidad los sueños y perderle el miedo a pedirlo, porque también eso es algo importante, ¿no?

Antonio Gutiérrez: [00:45:18] Exactamente. Creo que hay muchas cosas que se pueden hacer desde la perspectiva. Estamos en una época de una temporada de. De un panorama muy optimista.

José E. García: [00:45:28] Sí, si duda.

Antonio Gutiérrez: [00:45:28]  También hay matrícula allá afuera. Ya estamos los que estamos somos los que somos. Tenemos que darle para adelante. Entonces, desde esa parte que tú mencionas, trabajar con dinero ajeno, pues sí nos va a traer muchos, muchísimos beneficios, no solamente por el recurso, sino también por la asesoría, la red de aliados, la experiencia, el expertise. En general, creo que sí podemos entender la deuda como un instrumento para invertir y no para estarnos preocupando de a quién le debemos. Ese es el punto donde tenemos que entrar y poder explotarlo, ¿no? Desde la perspectiva de crear un nuevo campus se puede incrementar la matrícula. Las posibilidades son infinitas, siempre y cuando tengamos orden en casa. Sí. Entonces sí puedo dar tres consejos o dos consejos breves para la audiencia número uno es regularizarse. Es ese tema como a través de una aplicación como campus móvil, facilita mucho las cosas para que otras instituciones, ya sea academia, ya sea un banco, ya sea una plataforma tecnológica, puedan entender mejor y puedan tener mejor confianza sobre los manejos de las escuelas. Igualmente, transmitir esa disciplina y ese orden. Y número dos, ver la deuda como un instrumento para crecer y no para agobiarnos. Creo que ese es de los puntos más importantes. Ya lo mencionábamos, es es poder concretar el sueño hoy y no esperar 30 años. Y finalmente esa es la parte de crecimiento, porque a fin de cuentas todo eso que estamos platicando se traduce en una mejor calidad educativa para los estudiantes, se traduce en más valores, se traduce en más oferta, se traduce en en poder darle lo mejor a nuestros chavitos que están egresando y que a fin de cuentas ese es el cambio que queremos ver en México.

José Inclán: [00:47:13] Oye, y me quedé pensando desde el punto de vista del legado, del legado del dueño de la escuela, del directivo de la escuela. Yo lo veo, me imagino. José Antonio, no sé si tengas hijos, ¿verdad? Pero José Eduardo y yo tenemos hijos que ya están creciendo, ya están expandiendo sus alas, ¿verdad? Ni a mí en lo personal me preocupa lo que yo pueda dejar atrás para las siguientes generaciones. ¡Qué mejor que dejar una casa en orden! Aquellos que hemos perdido un padre de familia sabemos lo difícil que es recoger las piezas y darle continuidad a los proyectos que estaban haciendo. Y a mí eso me llama mucho la atención y me causa mucho gusto el saber que hay este tipo de oportunidades para poner la casa en orden, para hacerla crecer y dejar un legado atrás, un legado fuerte, un legado sólido que el que permita la escuela sobrevivir por muchos, muchos años y que deje a las próximas generaciones con un cimiento sólido para que ellos puedan a la vez seguir. Continúen este legado y lo hagan suyo también a nombre de todos aquí en Campus Móvil. Antonio, si tienes algún comentario extra que nos quieras compartir, por favor, ahorita es el momento. Te agradecemos mucho tu participación en el día de hoy.

Antonio Gutiérrez: [00:48:40] Pues nada más es agradecerles a ustedes y a todas las personas que nos están escuchando. Más para cerrar la deuda como instrumento para crecer. Academia Capital está enfocada completamente al sector educativo y creo que es momento de capitalizar todas las oportunidades post pandemia. Si no es ahora alguien más las va a tomar por nosotros.

José E. García: [00:49:00] Sí, sí.

José Inclán: [00:49:02] Definitivamente. Muchas gracias Antonio, te agradecemos. Creo que esta charla la podemos seguir mucho más tiempo para dos o tres episodios más. Creo que eso da pie también a que amenazamos de una vez que te vamos a invitar de nuevo. Antonio, para otro episodio. Muchas gracias de nuevo, tocayo.

José E. García: [00:49:22] Muchas gracias, Antonio. A título personal, es un tema que, como bien dice José, seguramente nos va a dar para más en el futuro. Estamos trabajando también en alianza con la Academia Capital y podemos ir desmenuzando todo lo que hay detrás de estos temas, de lo que tiene que ver con lo financiero y lo importante que es para las escuelas. Así es que ya nos estaremos viendo en el futuro. Gracias Antonio, gracias a todos los que nos escuchan y gracias a ti también, tocayo.

José Inclán: [00:49:52] Claro que sí. Muchas gracias, Antonio. Muy buenas tardes. Muchas gracias a todos los escuchas antes de irnos también quiero recordarles ¿verdad? No se les olvide, visiten www.campusdojo.com ahí van a encontrar los datos de Antonio aquellos que quieran contactar Academia Capital para consultar con ellos van a encontrar los datos en www.campusdojo.com  También pueden descargar la aplicación móvil está disponible de manera gratuita para dispositivos Android y para dispositivos iPhone. Lo encuentran en Google Play y en el AppStore. Y este video sí lo están viendo está disponible en YouTube, en Facebook y también en audio. Lo tenemos disponible en Spotify, en Apple Podcast o donde quiera que ustedes obtengan sus podcasts. Y también tenemos en nuestro sitio web la transcripción, el texto de este de este episodio también por si lo quieren revisar, lo quieren compartir. Por favor compártanlo, síganos en redes sociales, nos va a dar mucho gusto poder continuar esto con ustedes y como les comentaba, ya estamos otra vez reiniciando. Los eventos presenciales estarán en el calendario de Campus Day, tanto en la aplicación móvil como en el sitio web. Y bueno, con esto me despido. Les agradezco de nuevo. Muchas gracias. Nos vemos en el próximo episodio y que tengan un buen resto del día.

José E. García: [00:51:14] Hasta la próxima.

Antonio Gutiérrez: [00:51:16] Gracias.

José Inclán: [00:51:21] Un servicio de campus móvil con todos los derechos reservados por Applied Educational Solutions.

Share This